Documental

UN AÑO DE DANZA

UN AÑO DE DANZA

Milagros, Valentín, Agostina, Ailín, dan un salto y aparecen en pantalla gigante. No son estrellas de cine: son promesas del ballet. Un nuevo documental, que se estrenará en septiembre, se dedica a contar un hito en la breve pero intensa historia de los chicos que sueñan con ser bailarines: el ingreso al primer año de la carrera de danza del Teatro Colón . Desde el comienzo, la película los muestra con un número en el pecho frente a la mirada exigente de una larga mesa examinadora en las pruebas para entrar al Instituto Superior de Arte (ISA), y los sigue durante ese primer año hasta la función que, en diciembre, los llevará a pisar el escenario mayor al que puede aspirar un artista en el país. Además de adquirir el abecé de la técnica clásica, en esos meses, aprenden música y francés. "Je m’appelle Fiona" –practica una nena en cámara–. "Et toi?" Pero en Un año de danza hay mucho más de lo que aparece en primer plano; el film de Cecilia Miljiker deja planteada la irrupción de una vocación que tiene alas y cómo ese primer éxito –superar el examen– impacta en la infancia: la familia, el colegio, los amigos, las rutinas, la alimentación, todo se baraja y da de nuevo en la vida de un pequeño bailarín.

Dirigida por: Cecilia Miljiker